Loading

La desconocida y asombrosa Georgia

Frutos secos y láminas de frutas secas

La desconocida y asombrosa Georgia

Vaya susto el que se me metió en el cuerpo al pasar la frontera a Georgia, el cambio es brutal, la diferencia del idioma a estas alturas no es un problema y crees que tienes asumido el que el alfabeto sea distinto al conocido por que lo has leído, pero encontrártelo de frente fue un cubo de agua fría, al menos para mí. Nuestro destino era Batumi, e intentar leer en el parabrisa de la marshrutka (mini bus), esa palabra fue decepcionante, solo veíamos figuritas, a las que con los días les fuimos dando nombres para poder recordarlos y que el simple hecho de coger transporte no fuera algo del otro mundo.

 

Granos y especies en el mercado

Granos y especies en el mercado

Batumi, a orilla del mar negro, es la ciudad que todos queremos tener en nuestros países para ir a veranear en vacaciones, un poco artificial por el mismo hecho de que esta para los turistas, pero a la vez con casas que han ido remodelando para darle esa cara bonita de mostrar. A la par, están los edificios de estilo soviético, exactamente iguales pero con algo de color y  los patios interiores de algunos de los edificios, que se han quedado anclados en el tiempo, un poco solapados por el desarrollo de sus coetáneos.

 

Edificios residenciales de Batumi

Edificios residenciales de Batumi

 Además de su pedregosa playa atestada de turistas locales, a tan solo 11 km del centro de la ciudad, se encuentra una impresionante fortaleza romana, que no solo es interesante por sus dimensiones y su estado de conservación  si no que además en su interior alberga supuestamente el sepulcro del apóstol Mateo. Suerte que el día que fuimos a visitarla era el día del Santo, y decenas de peregrinos  cantaban y rezaban junto al sitio donde se cree que yace: Este fue el primer contacto de una sociedad devota y practicante, con iglesias y monasterios llenos de vida.

 

Playa de Batumi

Playa de Batumi

Para tomar la marshrutka correcta a Kutaísi, fue necesaria la ayuda de unas encantadoras señoras que vendían pescado en la carretera, pero mas complicado fue, intentar meter las mochilas en ella y mas aún si cabe hacernos entender en donde debíamos parar exactamente, así que después de un par de horas enroscados en ese veloz minibús llegamos a salvo a nuestro destino. Me llamo mucho la atención que las tuberías de gas están en la superficie a la vista de todos, metros y metros rodean las calles en frente a cada casa y edificio de la ciudad. A los alrededores de Kutaísi se encuentran los monasterios de Gelati y Motsameta, en el primero tuvimos la suerte de poder presenciar el bautizo de un menor, un momento intimo en esta sociedad, en un entorno idóneo. Los orgullosos acompañantes del menor le distraían mientras, el sacerdote no daba abasto entre las letanías pronunciadas a una velocidad increíble, el móvil que no dejaba de sonar y seguir el orden del sacramento.

Bautizo en monasterio de Gelati

Bautizo en monasterio de Gelati

 

Alojados en el centro de la hermosa capital, todo se nos antojaba llamativo. Siempre me han gustado las ciudades con río y Tbilisi no podía ser menos, en su orilla este se encuentra la ciudad vieja con la fortaleza en el punto mas alto de la ciudad y a sus pies, callecitas llenas de iglesias, antiguos baños, una mezquita, donde una vez más se nos demostraba las contradicciones de esta zona, chiitas y sunitas rezan en ella pacíficamente y a unos 200 metros se encuentra una activa sinagoga.

Casas del centro de Tbilisi

Casas del centro de Tbilisi

Durante las casi tres horas de camino a las montañas en Kazbegi, nuestras compañeras de  marshrutka, no pararon de reir, cantar y en la parada obligada para estirar las piernas, se aprovisionaron de cerveza, láminas de frutas secas y mas ganas de seguir la juerga.

Frutos secos y láminas de frutas secas

Frutos secos y láminas de frutas secas

Y en destino, nos calentamos con una deliciosa sopa de pollo antes de ir a andar, el pueblo son tres calles en medio de unas fascinantes formaciones montañosas, dejando ver por segundos la nieve en los picos más altos. Y una vez mas la demostración de la devoción georgiana, que ha permanecido durante el paso de los siglos, hasta en aquellos puntos de difícil pero no imposible acceso, con la iglesia de la Trinidad como ejemplo.

Fervor religioso en iglesias y montasterios

Fervor religioso en iglesias y montasterios

2 Comments

  • Miguelcho

    Muy bueno el artículo!! Cómo va todo? ya contarás. Abrazos

    3 septiembre, 2011 at 7:56 am
  • Free Makeup Samples

    I like Your Article about Nos vamos de viaje » La desconocida y asombrosa Georgia Perfect just what I was searching for! .

    1 octubre, 2011 at 10:36 am

LEAVE A COMMENT

*