Loading

Una Lisboa por conocer

Puesta de sol en Lisboa sobre el Tajo

Una Lisboa por conocer

Es increíble que una de las ciudades más bellas de Europa sea de las menos visitadas. Y eso es lo que sucede con Lisboa, capital que refleja fielmente el estilo único de vida portugués, fiel conservadora de sus tradiciones y que sin embargo se entrega a la cultura moderna y sus avances. Es una ciudad realmente increíble que sigue siendo una desconocida para muchos y que además la tienen de vecina. Hay muchas cosas que hacer y visitar en la capital de Portugal y alrededores, e ideas no faltan. Lo ideal, al menos en esa primera visita para descubrirla y lamentar no haber ido antes, es dedicarle un puente o un fin de semana largo de esos de tres días. En ellos, y sin entrar en monumentos, museos y visitas culturales, dejando esto para las siguientes que sin duda habrá, pueden dedicarse a contemplar y explorar sus barrios, pasear por el Alfama, su antiguo barrio de pescadores donde abundan las casas típicas de comida para saborear la gastronomía típica portuguesa y deleitarse con el Fado tan melancólico y romántico a la vez.

 

La Se recorta los tejados de la Alfama

La Se recorta los tejados de la Alfama

Lisboa es la asombrosa capital de Portugal y una de las ciudades más carismáticas y vibrantes de Europa Occidental. Se trata de una ciudad donde se aúnan sin esfuerzo sus tradiciones y un sorprendente modernismo junto a una corriente de pensamiento liberal que no les dejará indiferentes. Como destino vacacional, Lisboa ofrece una historia rica y variada, una animada vida nocturna y el regalo de un clima absolutamente magnífico durante todo el año. Muchos visitantes vuelven sorprendidos porque opinan que Lisboa es una de las ciudades más románticas de Europa. Quizás sea por la calidez de su luz atlántica que impregna sus edificios, por sus entrañables tranvías, por su arquitectura moderna y alegre  y los motivos decorativos de los clásicos azulejos  que jalonan algunas de sus casas. O quizás también por los miradores donde contemplar el encanto de una ciudad nostálgica y caer rendidos ante las inigualables puestas de sol. No cabe duda de que Lisboa esconde mucho encanto y hay que vivirla paseando entre sus viejos edificios decadentes, las viejas tascas, los cafés tradicionales y todo acompañados por el tenue, romántico y melancólico compás del Fado.

Puesta de sol en Lisboa sobre el Tajo

Puesta de sol en Lisboa sobre el Tajo

Pero Lisboa son también los alrededores, espectaculares, bellísimos y no tan conocidos de momento como la capital que ya empieza a ser mencionada gracias a todos sus visitantes. Una ruta por la costa lisboeta no les dejará indiferentes. Pruébenlo, abandonen momentáneamente las plazas y calles de la capital y salgan a recorrer el litoral de Lisboa. Visiten Expedia España y descubran todas las rutas que les esperan para sus visitas a Portugal. Porque si viajan a Lisboa, repetirán, seguro.

LEAVE A COMMENT

*