Loading

Uzbekistan, para los Uzbecos o para los turistas?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Uzbekistan, para los Uzbecos o para los turistas?

La ruta de la seda, Samarcanda o lo que queda del mar de Aral, eran las pocas cosas que conocía de Uzbekistán, sabía que me sorprenderían las hermosas decoraciones con azulejos de las mezquitas y medersas, pero nunca me imaginé que lo que más me llamaría la atención serían las cosas cotidianas, entre las cuales están, los enormes fajos de billetes que todo el mundo lleva en las manos para hacer la compra o pagar un tiquete de tren, debido a que el de mayor denominación es de 1000 sums, y con esa cantidad, lo que se puede comprar es una botella de agua; tambiénn es cuanto menos llamativo aunque muy incómodo, los constantes y exhaustivos registros en las bocas de metro en Tashkent, tanto a los locales como a los turistas, verificando que los pasaportes están en regla con el debido visado.

Millonarios

Otro aspecto sorprendente son las solitarias e impolutas calles principales de Tashkent, Bukhara e Khiva, que dan un aspecto un  poco de ciudades sin vida, todo demasiado ordenado y organizado, quizás sea un poco egoísta pensar así, ya que todos queremos vivir en sitios donde todo marche a las mil maravillas, pero el hecho de que en los sitios turísticos lo único que se vea de la gente local, son las tiendas para los turistas es un poco frustrante, se hecha de menos la gente descansando y dejando pasar el calor en las mezquitas como en cualquier otro sitio musulmánn, o los bazares junto a las medersas, con sacos repletos de diferentes especias, frutas y verduras, dándole un toque de color a las antiguas ciudades; pero a lo mejor, aquí, las cosas funcionan de otra forma, y aunque las comparaciones son odiosas es inevitable no hacerlas.

Calles impecables de Bukhara

Una vez más, decidimos hacer uso de un couchsurfer y esta vez nos recibió en su casa de Tashkent, Khafiza, una encantadora y alegre periodista, que no solo nos ofreció un Korpacha (colchoneta de algodón uzbek) para dormir, sino su agradable compañía, consejos para comer y la historia de su vida.

Kurpacha

Al llegar a este país musulmán, te imaginas a las mujeres con sus pañuelos  y debidamente vestidas como lo marca la religión, pero la verdad es que la mayoría de chicas jóvenes no lo usa, van vestidas casi igual, camisas blancas y faldas negras, pero por lo que nos contó Khafiza, las tradiciones, están muy arraigadas y son difíciles de explicar o mas bien de entender si no se vive en este entorno,  van mucho mas allá que la manera de vestir y aunque a ellas, se les ve de manera muy activa en la sociedad en diferentes campos laborales e independientes, aún se les sigue pactando el matrimonio, y muchas de ellas deben cambiar su vida totalmente como es el caso de nuestra amiga.

Calle de Khiva

El país, tiene un sistema ferroviario que prácticamente lo recorre de extremo a extremo; nos habían recomendado usarlo, no solo por que es el medio más cómodo para moverse en largas distancias, sino por lo puntuales que son. Así que tomamos uno nocturno para ir a Bukhara.

Mezquita Bolo Hauz

La primera impresión que tuve de la ciudad es que todo parecía novísimo, muy restaurado y aunque los locales te digan a que siglo pertenecen, cuesta creerlo. Entre lo que más me gustó está, la Mezquita de Bolo Hauz, debido al poco trabajo que los restauradores han hecho en ella, y la sencillez de su fachada; y Char Minar, que era la puerta de entrada a una medersa, se encuentra apartada del centro histórico y llama la atención por la evidente diferencia al resto de estructuras, con sus cuatro torres.

Char Minar

Para ir a Khiva, no tuvimos más opción que el taxi compartido; 8 horas de insufrible carretera, atravesando el desierto de Kyzylkum y en pocas ocasiones inmensos cultivos de algodón, además de pasar por 5 controles, donde revisaban una y otra vez las identificaciones de todos los pasajeros.


Vista murallas

La ciudad histórica, se encuentra preservada por completo, y los antiguos edificios religiosos, hoy son en su mayoría museos o tiendas de souvenirs. Su verdadero encanto, lo viví un domingo, ya que alrededor de la muralla en la parte norte, se monta un gran bazar, y todos los locales acuden en masa a comprar comida, ropa y demás necesidades para el resto de la semana. Además, gracias al buen tiempo, es la época de las bodas, y mientras esperaba sentada en una de las puertas principales, pude apreciar el desfile de unas siete jóvenes parejas, encabezando los numerosos grupos de invitados, que se pasean orgullosos por la antigua Ichon Qala.

Bodas en Khiva

1 Comment

  • House Training A Puppy

    I like Your Article about Nos vamos de viaje » Uzbekistan, para los Uzbecos o para los turistas? Perfect just what I was searching for! .

    4 octubre, 2011 at 4:37 am

LEAVE A COMMENT


*