Loading

Papá Noel de ida y vuelta

papa noel malasia

Papá Noel de ida y vuelta

A comienzos de diciembre de 2003 estaba viajando por Malasia, país musulman. Me extrañó ver a Papá Noel en los centros comerciales. Allí no celebran la Navidad, pero como la globalización no tiene límites, con el lema “el placer de regalar” y la imagen del personaje se intenta que la gente entre en la dinámica de consumir para esas fechas, al margen de creencias personales. Lo de Malasia se puede entender, pero encontrarte de repente con una estatua de Papá Noel en la plaza de Demre, un pueblito de Turquía, hace necesaria una explicación.

papa noel malasia

papa noel malasia

Al margen de rumores urbanos sobre si el color del traje de Papá Noel es rojo por una conocida marca de refrescos, lo que sí está claro es que la universalización de la figura del señor bonachón que reparte regalos a los niños se la debemos al cine estadounidense. Y también conocemos gracias a ellos su nombre inglés, Santa Claus. ¿Y de dónde viene este nombre? Antes de que los ingleses se hicieran con el control de Nueva York, sus habitantes eran holandeses y la ciudad se llamaba Nueva Amsterdam. Es muy probable que esos colonos holandeses se llevaran sus tradiciones desde la metrópoli y así llegó a América Santa Claus, derivando de otro nombre más antiguo, Sinterklaas, antigua tradición holandesa.
En Holanda todavía se celebra Sinterklaas, personaje vestido de obispo que reparte regalos a los niños acompañado de Pedrito el Negro, su ayudante. Lo curioso es que en Holanda no llega en Navidad, si no que lo hace el  5 de diciembre, día que se celebra la fiesta de San Nicolás, Sint-Nicolaas en su idioma, de donde viene el nombre popular.

Estatua San Nicolás en Demre

Estatua San Nicolás en Demre

¿Y eso del vestido de obispo? Pues es que San Nicolás era un obispo muy famoso en los primeros tiempos de la cristiandad. De hecho está enterrado en Bari, Italia, y la iglesia de San Nicolás de Bari cuenta con una importante devoción. Cómo llegó nuestro afamado obispo de Italia a los Paises Bajos no está tan claro, pero ambos territorios estuvieron bajo dominio español en la misma época durante un tiempo, y quizá tuviéramos algo que ver en el asunto, ya que al fin y al cabo para los niños holandeses Sinterklaas viene de españa en barco para repartir los regalos.

¿Y qué tiene que ver San Nicolás de Bari con los regalos a los niños? Dice la tradición que San Nicolás era un hombre bueno, y que enterado de que un hombre de su pueblo no tenía dinero para la dote de sus hijas, le tiró por la ventana una bolsa de oro para que se casara la mayor. Al irse a casar la segunda repitió el mismo gesto. Pero cuando la tercera iba a casarse, se encontró con la ventana cerrada, por lo que no le quedó otro remedio que subir al tejado y tirarla por la chimenea, cayendo en las medias que estaban colgadas para secarse junto al fuego. De ahí la tradición de poner las medias para los regalos.

Tumbas licias en Myra

Tumbas licias en Myra

Lo curioso es que el pueblo de la historia no es Bari, pues San Nicolás no vivió nunca allí. En el siglo XI unos italianos lo llevaron a Italia  tras robarlo (o trasladarlo para protegerlo según quien cuente la historia) de su tumba en Myra, la antigua capital Licia en Turquía. En esta importante ciudad de la antigüedad, que hoy se conoce como Demre, San Nicolás pasó la mayor parte de su vida en el siglo IV de nuestra era, y fue enterrado en la iglesia del siglo III como el importante obispo que fué.

A pesar de que su sarcófago está vacío, el zar Nicolás II sufrago la última renovación de la iglesia pues para los ortodoxos rusos es uno de los padres de la religión y le tienen mucha devoción. Por eso llegan cada año a Demre miles de peregrinos rusos a visitar su tumba primitiva, y los alrededores de la iglesia están llenos de puestos de recuerdos en ruso, con el consiguiente ingreso de divisas.

Con Juantxi en el circulo polar Ártico visitando en 1990 a Papá Noel

Con Juantxi en el circulo polar Ártico visitando en 1990 a Papá Noel

Los finlandeses supieron jugar sus cartas y se adjudicaron la residencia oficial de Papá Noel en Rovaniemi, en la lejana Laponia, a la que acuden los turistas en masa. Pero los turcos no vieron la oportunidad hasta los años cincuenta, en que con la emisión de unos sellos empezaron a reivindicar la naturaleza turca de Papá Noel. Hace unos años la Fundación Santa Claus de Antalya colocó una escultura de San Nicolás, con unos niños y un saco al hombro, y se metió de lleno en el circuito para atraer a los turistas, y sus divisas. Se lo llevaron hace casi mil años, pero ha vuelto para quedarse. Ya lo saben, Papá Noel era turco.

2 Comments

  • Charo (Desde Asturias)

    Curiosa historia ¡vive dios! La aldea global no es un invento del siglo XX. Sed felices y no tardeis tanto a volver como San Nicolas.

    19 agosto, 2011 at 10:52 am
  • soco (desde argentina)

    como siempre, un libro abierto Nacho!! veo que el viaje va de 10, me emociona verlos tan comprometidos en hacernos viajar con ustedes en todas las cosas que nos cuentan!!! les deseo lo mejor!!!! besos, soco

    17 noviembre, 2011 at 2:31 am

LEAVE A COMMENT


*