Loading

Naturaleza salvaje en Sumatra

langur de Thomas

Naturaleza salvaje en Sumatra

Darwin hizo famosas las islas Galápagos y ahora los turistas pagan pequeñas fortunas por visitarlas. Pero su teoría de la evolución quizá no hubiera visto la luz de no ser por una carta que le envió el entonces joven naturalista Wallace, que había llegado a las mismas conclusiones observando la naturaleza en sus viajes por Malasia e Indonesia.

saltamontes tropical

saltamontes tropical

Nadie duda de lo particular de las Galápagos, pero la diversidad natural en Indonesia es poco conocida, por lo que he querido compartir lo que vi en este viaje por Sumatra y Bali, en el que me he encontrado con una asombrosa variedad de vida salvaje sin que fuera buscándola expresamente, ni metiéndome en las profundidades de la selva.

raflesia

raflesia

En Sumatra dos son los reclamos turísticos por excelencia. Del reino vegetal la estrella es la raflesia, flor gigante que tarda unos 18 meses en florecer y que sólo vive una semana. Llega a tener un metro de diámetro, y su visión en la selva es una experiencia inolvidable. Tuvimos la suerte de que una hubiera florecido en la reserva de raflesia en los alrededores de Bukittingi, y por más que la leyenda diga, no le encontré el olor desagradable que se le supone.

orangutan con cria

orangutan con cria

En el mundo animal el rey es el orangután (orang=persona hutan=selva) y es posible verlos sin grandes dificultades en el parque nacional Gunung Leuser, al norte de Sumatra, donde viven todavía al menos 13 grupos de orangutanes. Se podrían pasar horas enteras mirando sus movimientos y comportamientos, asintiendo en silencio a lo acertado de su nombre, atontados por su “humanidad”.

La opción más accesible para avistarlos es Bukit Lawang, donde empiezan las caminatas que se internan en la selva durante los días que quieras y que el cuerpo aguante. Para los menos aventureros cabe la opción de verlos cerca del centro de protección cuando les dejan comida, si se tiene suerte, como nos ocurrió a nosotros. Como una imagen vale más que mil palabras, ahí van los videos.

Pero no sólo uno disfruta con los grandes primates. La abundancia de monos es tal que al final ya casi ni les prestas atención y entonces aprovechan para birlarte cualquier cosa que les guste. Entonces pasan rápidamente de ser adorados a ser odiados. Sin embargo cuando ves aparecer madres con crías es difícil que no se te enternezca el corazón. Los más curiosos me han parecido el “punk” langur de Thomas (Thomas´s Leaf monkey), que abunda en Bukit Lawang y una especie barbuda que no he podido identificar que estaba en el lago Buyan, cerca de Bedugul, Bali.

langur lactante

langur lactante

Las agencias turísticas ofrecen caminatas en la selva del valle de Kerinci para ver el tigre de Sumatra, pero el único que vi fue el de un monumento en el pueblito de Kersik Tua, quizás agradeciendo que su “existencia” siga atrayendo turistas que se lanzan a la jungla a buscarlos y vuelven contentos si han visto huellas frescas o alguna cagada.

el tigre de Sumatra

el tigre de Sumatra

Uno de los animales que no deja indiferente a nadie es el murciélago gigante. Si uno lo ve volar lejos  piensa que es una gran ave por el tamaño, acostumbrado a los pequeñines que hay en España. Pero cuando al acercarse reconoce la forma característica de las alas puede llegar a estremecerse si alguien no le explica rápidamente que sólo se alimenta de frutas. Hay que ver el daño subconsciente que hacen algunas películas…

murcielago fruticola

murcielago fruticola

Suelen pasar el día colgados boca abajo en árboles, envueltos en sus alas a modo de condes Drácula, y cuando al atardecer salen a comer pueden formar nubes negras que cubren el cielo. En algunas partes de la isla los he visto enjaulados y a la venta en la carretera pues hay quien los come.

Murcielagos dejando pasar el dia

Murcielagos dejando pasar el dia

Si los dragones de Komodo llevan la fama, los del lago Maninjau pegan el susto. O eso es lo que me pasó a mi cuando me encontré atravesado uno de más de dos metros, atravesado de lado a lado de la carretera. La sorpresa fue que saliera ladera abajo hacia el lago y se echara al agua. ¡Nadan! Menos mal que de este bicho Spielberg no ha hecho película, que si no en el lago no se bañaría nadie.

Lagarto del Lago Maninjau

Lagarto del Lago Maninjau

Dentro de la familia de reptiles el que despierta simpatía generalizada es la salamanquesa. Lo que uno no imagina es el tamaño que puede llegar a tener aquí. En varios alojamientos hemos tenido geckos de 30 cm, que parecían casi perros guardianes. Con lo que necesitan para alimentarse con esas dimensiones uno podía descansar tranquilo, pues no habría insecto que se metiera en la habitación y que tuviera tiempo de llegar a molestar a los inquilinos.

gecko

gecko

A los insectos casi no se les presta atención, pero las formas, ¡tamaños! y colores son espectaculares. En cuanto concentras la vista a tu alrededor pueden aparecer arañas acorazadas, mosquitos que casi podrían levantarte si echan a volar al picarte, mariposas con irisaciones fluorescentes, o saltamontes multicolores, por nombrar a algunos.

araña acorazada

araña acorazada

En un entorno tropical, la variedad de plantas casi marea y el intentar reconocerlas supone un esfuerzo considerable por lo distintas a las nuestras. Cuesta acostumbrarse a pensar que la piña es una flor de una planta que sale del suelo, y la canela es la corteza de un árbol de hojas rojizas. Las especias crecen en cualquier rincón, y me sorprendí al ver que la curiosa flor estrellada que estaba fotografiando era en realidad la que da lugar al clavo.

planta del clavo

planta del clavo

Las frutas exóticas son aquí las habituales, y hay tal abundancia que no dan abasto a recogerlas, por lo que es habitual verlas pudrirse en el suelo o servir de alimento a los animales salvajes. Hay que tener cuidado al caminar bajo ciertos árboles, pues algunas pueden llegar a pesar varios kilos, y no sería el primer caso de alguien que acabe averiado si le cae una encima. La más grande es la de Jackfruit, pero la que aparece en todas las conversaciones es el durian. Su olor (está prohibida en muchos lugares públicos) y sabor no dejan indiferente a nadie. O la amas o la odias. Para algunos es la fruta más sabrosa que existe y por algunos ejemplares se pagan pequeñas fortunas. A mí me enganchó.

Durian

Durian

No es difícil encontrar plantas insectívoras de la familia de las plantas jarro, que capturan sus presas atrayéndolas al interior de un recipiente en forma de vaso del que ya no vuelven a salir. También encontré una orquídea que había generado una estructura similar, pero no pude averiguar si también la usaba como fuente de proteínas o simplemente era una coincidencia evolutiva. Y aunque no es desconocida en España, a mi me sigue admirando la flor de la pasión, enredadera que crece salvajemente y que te permite levantarte en muchos sitios y recoger sus frutos (la fruta de la pasión o maracuyá) para desayunar. Más fresco imposible.

orquidea con jarro

orquidea con jarro

Quedaría por contar la diversidad multicolor que se descubre en cuanto uno mete la cabeza bajo el agua, pero para eso necesitaría comprarme una cámara sumergible y acompañarlo con imágenes, pues si no cuesta de creer. La diversidad de corales y peces es inmensa y queda pendiente para otra ocasión.

 

flor de maracuya

flor de maracuya

planta jarro

planta jarro

mono barbudo

mono barbudo

langur de Thomas

langur de Thomas

LEAVE A COMMENT

*