Loading

Museos menos visitados de Nueva York pero igualmente interesantes

Biblioteca de JP Morgan
Sin categoría

Museos menos visitados de Nueva York pero igualmente interesantes

En la entrada anterior del blog hablábamos de los sitios más conocidos y fotografiados de Nueva York. Son los que se recorren con los autobuses turísticos y los que por su fama nadie quiere perderse. Pero la gran manzana tiene museos que pasan desapercibidos entre sus hermanos mayores y que merecen atención. Si te quedan unas horas muertas o te agobian las grandes masas, en estos museos podrás ver las obras con tranquilidad. Y no saldrás decepcionado.

Las regiones de España Sorolla

Las regiones de España Sorolla

El descubrimiento del viaje ha sido la Sociedad Hispánica de América. Está un poco a desmano, en la denominada Audubon Terrace, en la parte norte de Manhattan (Broadway y calle 155), pero el autobús M4 te deja en la puerta. El empuje de Archer Milton Huntington levantó el germen de esta institución hace más de 100 años, y la convirtió en un referente para los estudios iberoamericanos. Su antigua sala de lectura está repleta de esculturas y cuadros a modo de antiguo claustro desordenado, alternando Goyas con algún Velazquez, Grecos o Zurbaranes.

Sala de lectura sociedad hispana

Sala de lectura sociedad hispana

Tiene una importante colección de cerámica española, y de objetos de la época islámica, donados en parte al Metropolitan. Pero la razón para venir hasta aquí es para observar in situ el ciclorama “Las regiones de España” de Sorolla. Tras ser restaurado y recorrer España ha vuelto al sitio para el que fue ideado, y muestra toda la luz y fuerza de Sorolla. Si estuviera más cerca del centro estaría a rebosar. Es gratis y los sábados a las dos hay visita guiada.

Exterior The Cloisters

Exterior The Cloisters

Una vez que uno ha subido hasta aquí, se puede acercar también hasta la punta norte de Manhattan y visitar “The cloisters”. El mismo autobús M4 va de puerta a puerta. Es parte del Metropolitan y la entrada de uno es válida durante una semana para el otro. Aquí los rascacielos han dejado paso a iglesias góticas y románicas traídas de Europa, recreando un monasterio amurallado, con claustros, torre, y unas románticas terrazas sobre el río Hudson y los bosques de Nueva Jersey.

Capilla gotica en The Cloisters

Capilla gotica en The Cloisters

España está bastante “representada” con un techo mudéjar aragonés, y la capilla románica de San Martín de Fuentidueña, del siglo XII. No es que me fascine que los monumentos se vuelvan viajeros y atraviesen océanos, pero la verdad es que el resultado es impresionante. La localización es parte del encanto, y cuesta creer que uno esté en la isla de Manhattan. Lo malo, la hora de autobús que hay que hacer para volver al “centro”.

Vista del Hudson desde Cloisters

Vista del Hudson desde Cloisters

En una de las alas del complejo donde está la Sociedad Hispánica se exponía la colección de George Heye sobre indígenas americanos hasta que en 1994 se trasladó al edificio de la antigua aduana del distrito financiero. La mayoría de los turistas que se fotografían junto al famoso toro de Wall street, no saben que el majestuoso edificio “Beaux-Art”, justo detrás, alberga una de las sedes de los prestigiosos museos Smithsonian. Este Museo de los Indios Americanos tiene unas interesantísimas exhibiciones de utensilios cotidianos y trajes de los indígenas que poblaban América de sur a norte. Y también es gratis.

Hall del museo del indigena americano

Hall del museo del indigena americano

Otra joya que suele pasar desapercibida es la casa museo de JP Morgan, situada en el 225 de la avenida Madison, a la altura de la calle 36. La mayor parte de su colección de arte fue donada al Metropolitan, pero con los restos aún le dio para llenar salas de la que fue su casa. Si no se dispone de mucho tiempo, los viernes de 7 a 9 pm es gratis y da tiempo de sobra para visitar la biblioteca, espectacular.

Biblioteca de JP Morgan

Biblioteca de JP Morgan

Termino este repaso a museos con la sorpresa del Metropolitan de este viaje. Por muchas veces que lo hayas visitado siempre descubres cosas que has pasado por alto. Esta vez me maravillé con los objetos encontrados en la tumba de Meketre, que son como una narración a través de dioramas de la vida del antiguo Egipto, de hace más de 4000 años. Imprescindible verlo.

Maqueta de la tumba Meketre

Maqueta de la tumba Meketre

Sin ser un museo técnicamente, la biblioteca pública de la 5ª Avenida es un edificio majestuoso y como es casi seguro que uno pasa por delante, merece la pena dedicarle un rato a visitar sus salones aunque no se necesite consultar ninguno de sus fondos. Hay que asegurarse de visitar el Astor Hall al entrar o al salir, y no dejarse la sala de lectura principal. Dicen que cabe un campo de fútbol dentro, pero al menos por unos meses va a estar cerrada por obras y no pude verla. El parque Bryant, justo al lado, es un rincón con encanto ideal para desconectar de tantos rascacielos.

Astor Hall Biblioteca NY

Astor Hall Biblioteca NY

Y para terminar con un toque patrio, el centro Cervantes (calle 49 junto a la tercera avenida) tiene una interesante oferta cultural y un precioso patio que ofrece un oasis de tranquilidad, en el lugar histórico en el que paraba la diligencia que unía la ciudad con Boston. Dejo para la próxima entrada más rincones favoritos.

Vista del Ciclorama Sorolla

Vista del Ciclorama Sorolla

Claustro en The Cloisters

Claustro en The Cloisters

ceramica sociedad hispana NY

ceramica sociedad hispana NY

LEAVE A COMMENT


*