Loading

Desde las playas de Goa hasta las ruinas de Hampi

Templo de Virupaksha

Desde las playas de Goa hasta las ruinas de Hampi

Después de recorrer media india, y llevar casi cien días viajando, es justo y necesario un descanso; para no pensar, ni planear que vamos a visitar, como vamos a llegar, buscar alojamiento, discutir con todo el mundo por que te cobran mas, en fin, solo para relajarse,  tomar el sol o leer, y uno de los mejores sitios son las playas de Goa.

 

Playa de Palolem. Goa

Playa de Palolem. Goa

Ir  a la playa en india, no es como ir a cualquiera de las occidentales, hay q tener en cuenta que los indios son muy tradicionales, y la forma de vestir es algo muy serio para ellos. Las mujeres no muestran los hombros ni las rodillas en público en su día a día, y en la playa aún menos; así que me imaginaba que no iba poder usar bikini; pero lastimosamente o no,  esa zona ya esta viciada de occidentalismo, y el bikini, los shorts y los tops sin mangas están mas que aceptados, sin herir sensibilidades a nadie.

Mujeres con sari en la playa

Mujeres con sari en la playa

Escogimos para empezar la zona sur, por ser la mas tranquila; luego de una tormentosa noche de tren, gracias a los compañeros de compartimiento, quienes venían desde Calcuta en la otra punta de India,  a pasar sus vacaciones después de Diwali. Se pasaron la noche jugando cartas y bebiendo ron a escondidas, ya que el alcohol y el tabaco esta prohibido dentro de los vagones y en muchas partes del país.

Fiesta camino de Goa

Fiesta camino de Goa

Palolem, nos recibió con algo de lluvia durante la tarde y parte de la noche;  pero  en realidad era, el último coletazo del monzón, al menos por esa zona del país1, y el comienzo de la temporada vacacional. Nos alojamos en una sencilla pero acogedora cabaña al lado de la playa, y disfrutamos de las delicias culinarias del lugar. La playa, adornada con cocoteros y con un toque salvaje que le da la vasta vegetación que la rodea, es todo un espectáculo. En ocasiones la tranquilidad la rompen las risas de los chicos indios que juegan como niños con  las olas, mientras las mujeres tímidamente se acercan a la orilla, vestidas con sus coloridos saris. Las vacas también andan a sus anchas, durante el día las ves sentadas bajo las palmeras huyendo del sol, mientras que al caer la tarde pasean de un lado a otro en manada.

 

Vacas en la playa de Palolem

Vacas en la playa de Palolem

A la zona norte nos llevo la curiosidad de conocer las diferencias entre ambas partes. Llegar allá no es sencillo pero tampoco imposible, hay que cambiar cuatro veces de autobús y aunque las distancias son cortas, el traslado se convierte en un viaje de varias horas. De todos los pueblecitos del norte, decidimos alojarnos en Anjuna, para poder disfrutar, de su playa y la de Chapora,  así como del el mercado de las pulgas que se monta cada miércoles desde la época hippie.

 

Mercado de las pulgas en Anjuna

Mercado de las pulgas en Anjuna

Otro de los puntos fuertes de la zona es La vieja Goa; antigua colonia portuguesa, que ha dejado un gran legado arquitectónico, entre los cuales se encuentran un buen número de iglesias, una catedral y un convento. Algunos se encuentran en uso, gracias a la herencia religiosa, que como no puede ser de otra forma en este país, tiene muchos fieles muy fervorosos.

 

Iglesia portuguesa de Goa

Iglesia portuguesa de Goa

Una vez más nuestro siguiente destino, Hampi, fue escogido por una recomendación que nos hicieron; un lugar donde te puedes perder entre ruinas que hablan por si solas y un paisaje fascinante.

Para visitar las ruinas alquilamos una moto, ya que estas se encuentran dispersas, en lo que en su momento de mayor esplendor era una metrópoli de unas 500 mil personas.

Además de el complejo real, bazares e infinidad de pequeños y decorados santuarios, están los Templos Vittala, y Virupaksha.

Palacio del Loto en la Zenana de Hampi

Palacio del Loto en la Zenana de Hampi

El primero, es indiscutiblemente la joya de la zona, pese a que nunca llego a consagrarse para ser usado, las tallas en cada uno de los edificios que hacen parte del recinto son preciosos, y el entorno inmejorable.

El templo Virupaksha, además de ser una de las estructuras mas antiguas de la ciudad en uso, tiene un elefante, que por una moneda te bendice, colocando su trompa en tu cabeza.

 

Templo de Virupaksha

Templo de Virupaksha

 

LEAVE A COMMENT

*