Loading

La isla norte de Nueva Zelanda

Rotorua

La isla norte de Nueva Zelanda

El trayecto del ferry rumbo a la isla norte, se nos hizo cortísimo, gracias a la compañía de una pareja de colombianos, Alejandro y Lina, quienes iban de vuelta a casa, tras unos años en Australia. Fue agradable, hablar en español, además de compartir experiencias  y ofrecernos algunas recomendaciones.

Ferry a Isla Norte con Lina y Alejandro

Ferry a Isla Norte con Lina y Alejandro

A Wellington llegamos de noche, con viento y con lluvia, pero afortunadamente nos esperaban en el calor de la casa de la familia de Kathryn. Al día siguiente, el mal tiempo de la noche anterior parecía haber sido un mal sueño, el día estaba despejado y con una temperatura perfecta para salir a pasear. El centro de la ciudad y el puerto, pese a ser domingo, estaban llenos de gente; los cafés y restaurantes no dejaban de recibir comensales y al mercado poco le quedaba para ofrecer al mediodía, definitivamente una ciudad para disfrutar.

casas de Wellington

casas de Wellington

Las diferencias entre las islas son evidentes; la norte se encuentra mucho mas poblada, el sol se ve a diario y la presencia de maoríes es mayor; cada montaña, valle o río tiene su leyenda aborigen, la mayoría con tono romántico o heroico. Para ir a Raetihi, tomamos la carretera que va junto al río Whanganui; muy poco transitada, con curvas y sin asfaltar,  pero con muchos sitios de interés. Entre los que mas me llamaron la atención, fueron los acantilados con miles de fósiles de ostras, el antiguo molino de Kawana y como curiosidad, los poblados maoríes con nombres muy conocidos, como Atene (Atenas), Korinti (Corintio) y Jerusalén.

MARAE DE KORINTI

MARAE DE KORINTI

El número uno de los parques Nacionales del país es el Tongariro, la caminata tarda entre 7 y 8 horas, cruzando cráteres, lagos de color esmeralda y dos picos de los tres montes de la zona; el mas impresionante es el Ngauruhoe, utilizado en muchas escenas del señor de los anillos. Tuvimos la enorme suerte de tener un día despejado  y una temperatura ideal, de esta manera pudimos disfrutar de las increíbles vistas, aunque solo hicimos la mitad del trayecto.

Monte Ngauruhoe

Monte Ngauruhoe

Nueva Zelanda es tan diversa, que aburrirse es muy difícil, cada día nos encontramos con atractivos, raros y escénicos lugares, como Taupo y Rotorua. Las dos ciudades se encuentran situadas en una zona de actividad geotérmica, así que es fácil, pero caro ver geiseres, las piscinas termales naturales abundan, así como las de lodo burbujeantes; cualquier sitio donde haya un hueco en la tierra o las alcantarillas, desprenden humo, gracias a las altas temperaturas del agua. Son lugares curiosos, sobretodo Rotorua, que tiene un olor característico y nada agradable, son ciudades llenas de actividades de riesgo y turistas.

Rotorua

Rotorua

Cambiando un poco de escenario nos dirigimos a Bay of Plenty, que mas o menos traduce, bahía llena, y realmente esta llena de cosas para ver. La zona, fue el lugar donde se cree que llegaron los primes maoríes, y mas exactamente la ciudad de Whakatane, allí se encuentran la enorme roca sagrada de los aborígenes, Iraweka, donde se realizaban los ritos de iniciación; la antigua cueva, Mariwai, donde se dice que llegaron a habitar hasta 60 personas y la estatua conmemorativa a la heroína Waikaka. Para entrar un poco mas en terreno maorí, fuimos a Opotiki, es una pequeñísima población­­ con antiguas casas de principios del siglo XIX, donde sus pobladores pasean descalzos sin importar la edad y los rasgos aborígenes se ven por doquier, incluso vimos a un hombre con la cara tatuada, muy común en su cultura.

Vista desde la colina en Whakatane

Vista desde la colina en Whakatane

Coromandel es otro de esos destinos del país que no se deben dejar de visitar­­­­­, sus puntos fuertes son la hot beach, que como bien dice su nombre, la playa es caliente, esto se debe a que cuando la marea esta baja, si se cava un hueco, brota agua hirviendo, que al mezclarse con el agua del mar, queda a una temperatura perfecta. También esta Cathedral Cove, que se accede a ella, tras una fácil caminata de cuarenta minutos y por último la encantadora ciudad de Whitanga.

Cathedral Cove

Cathedral Cove

Antes de ir a Auckland hicimos un pequeño desvío a Hamilton, para encontrarnos con nuestros amigos Carolina y Herve, quienes habíamos conocido meses atrás en Tailandia. Lo que en principio iba a ser una visita de una noche se convirtió en varios días de excursiones por Auckland y sus alrededores, todo como consecuencia del retraso que tuvimos para salir del país, por el ciclón que estaba pasando por Fiji, nuestro siguiente destino. Esta vez, el tenernos que quedar mas días de los pensados, nos los tomamos como un regalo, ya queel país nos había encantado, la ciudad es muy agradable, el clima era inmejorable y además estábamos en muy buena compañía.

Playa Karekare con Caro y Herve

Playa Karekare con Caro y Herve

Lago Taupo

Lago Taupo

 

1 Comment

  • Herve

    Q buenos recuerdos !!!!

    20 mayo, 2012 at 11:19 pm

LEAVE A COMMENT


*